Te debo un baile y no una explicación

marzo 19, 2012

Alguien a quien conocía …

febrero 11, 2012

EL 240

diciembre 6, 2011

La cuestión es que tu no te fuiste. La cuestión es que yo te pedí que no volvieras
No hubo agallas por ningún lado. Las agallas hubieran existido si cruzarse hubiera sido fácil, cotidiano, una cosa de todos los días.
Esto que hemos hecho era algo inevitable que ya se vio en el minuto 240 de nuestro segundo día juntos cuando te separaste de mi lado para hablar por teléfono como si ocultaras un plan secreto y yo fuera espía en la KGB.
Los golpes no se sienten siempre. Algunos dan donde ya han dado otros y notas un eco, como entre colinas, pero entre tu pecho y tu cabeza, entre tu garganta y tus ojos, entre tu estómago y tu sexo. El silencioso golpe de gracia que te hace creertelo todo un poco menos sin quitarte del todo aquello de lo que querrías prescindir.
Y ahí estabas tú, en el minuto 240, mostrando tus primeras agallas al lado de la sección de embutidos y pizzas empezando a separarte de mí.

EL PLAN B

abril 24, 2011

EL PAYASO

abril 21, 2011

EL POLVO EN EL VIENTO

abril 20, 2011

L’ANIVERSARI

abril 16, 2011

LA DULZURA

abril 13, 2011

LA BUENA VIDA

abril 10, 2011

LA SINCERITÀ

marzo 23, 2011

La cafetería estaba llena de gente pero él era fácil de encontrar.

Hablaba con grandes aspavientos, movía las manos dando manotazos en el aire y abría tanto la boca que parecía una actriz porno. Juraba aquella máxima de “Cada uno se forja su futuro día a día” mientras miraba al rededor, contando mentalmente, cuánta gente le había oído lanzar aquella verdad apabullante.

El discurso, manido de tanto uso, de tanto contárselo a sí mismo, se volvió una mentira cotidiana dentro de un gran vacío de sinceridad.